¿Por qué debemos planificar la comunicación?

¿Por qué debemos planificar la comunicación?

 

La comunicación y su correcta planificación se convierten en  un elemento clave y estratégico para el éxito de las empresas y organizaciones, éstas son un ser vivo, ya que tienen actuaciones y por ende, comunican.

Planificar la comunicación requiere contar con un pensamiento estratégico que permita diagnosticar, predecir, imaginar y plantear un programa integrado de acciones que apoyen los procesos de dirección de las empresas y organizaciones. En la actualidad, es un imperativo planificar con el fin de organizar y optimizar los recursos humanos y materiales con los que se cuenta, así como los tiempos reales en la ejecución de las actividades que se plantean.

El planificar implica cuestionarse el trabajo de la empresa, implica preguntarse qué hacer, cómo hacerlo, cuándo y quién deberá llevarlo a cabo. “La planeación se erige como un puente entre el punto donde nos encontramos y aquel donde queremos ir”. De tal forma que se puedan llevar a cabo acciones que de otra forma, sería muy difícil ordenar, organizar y ejecutar (Koontz y O Donell: 1976; 117)

El planificar estratégicamente la comunicación llevará a un análisis concienzudo del entorno de la empresa y a determinar las metas, objetivos y actividades a un plazo determinado, enmarcado en un programa creativo e integrado de acciones ad hoc a las necesidades de la empresa. La planificación estratégica permite ser más asertivos en la toma de decisiones y acciones concretas. “La estrategia es el entramado de objetivos, políticas y planes de acción que se formulan con la finalidad de aprovechar oportunidades y minimizar amenazas”. (Cedeño: 1988: p. 168).

La planificación de la comunicación debe responder a las necesidades actuales de la empresa y de sus diferentes públicos, para ello, se detallan algunas sugerencias:

  1. La comunicación debe ser multidireccional, que vaya más allá de un simple intercambio de mensajes, que genere interacción y sobre todo, que cree redes de comunicación en todas las direcciones de interés, obteniendo una retroalimentación constante.
  2. Debe partir de un análisis de la situación, no se habla de un diagnóstico interno, sino de un reconocimiento cercano de la realidad actual de la empresa y sus vinculaciones con agentes externos e internos.
  3. Debe incorporar valores, la comunicación debe integrar a los miembros de las empresas, debe facilitar las relaciones y ser generadora de solución a los conflictos; debe conectar y mantener la cercanía entre empleados, compañeros, jefes.
  4. La planificación de la comunicación debe ser participativa, estableciendo canales y metodologías de participación en donde haya involucramiento, inclusión y una visión clara y realista de la situación que se afronta dentro de la empresa, por lo tanto, debe partir de la base, de los empleados. El involucramiento de los diferentes actores de la empresa contribuye a un proceso transformador más efectivo.
  5. La planificación de la comunicación tiene que buscar la integridad, mantener la visión holística y verse como un recurso político, social, cultural, económico planificado.
  6. La creatividad debe ser la nueva visión en la planificación de la comunicación, ya que debe responder a las demandas actuales de clientes y usuarios. La planificación estratégica requiere una fuerte dosis de creatividad que genere fuerza, identidad y distinción con sus diferentes públicos, a nivel interno y externo.

 

“Todas las actuaciones de las empresas o instituciones no pueden
concebirse independientes de la comunicación”
J. Losta

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías