¿En serio Google Chrome quiere saber mi opinión?

¿En serio Google Chrome quiere saber mi opinión?

Eso que sucede al estar “en red” o conectados, al  formar parte de esa comunidad “virtual”, nos genera seguridad, reconocimiento; sí, me refiero a esa seguridad que sentimos al tener con nosotros el celular todo el tiempo, esa seguridad de revisar el Whatsapp para ver si alguien nos ha dicho algo, esa misma seguridad de estar conectado a la oficina, sin estar en ella, y poder leer y estar al tanto de todos los correos electrónicos del día,  ese reconocimiento y gratificación que nos da subir una foto y recibir likes inmediatamente, etc.  Si pensamos a la inversa, ¿estar sin Internet sería equivalente a estar inseguros, o a perder el control? ¿Qué es lo que realmente reflejamos cuando nos entra la crisis porque  “se ha caído el Internet” o “no hay señal de wi-fi?

Indiscutiblemente la red nos ha cambiado y se ha convertido en una de nuestras principales fuentes de información. Esta tendencia a interconectar todo, ya sean personas, datos u objetos, está creando un fenómeno por demás interesante.  Ahora, con naturalidad, desde el celular, el Ipad o la computadora podemos controlar muchas cosas. Por ejemplo, la seguridad de nuestra casa mediante servicios de monitoreo y alertas de seguridad en línea. Nuestra salud es otra área que podemos monitorear mediante la tecnología wearable. Quizá las aplicaciones más reconocidas son las que nos permiten llevar un registro de nuestra actividad física y monitorear resultados. Seguramente, usted ya ha usado Nike + run club, o runtastic o  cardio control. En el mercado estadounidense incluso hay zapatos deportivos que, vía bluetooth, pueden almacenar toda la información de la actividad del usuario: medir distancias, tiempo, calorías consumidas, etc.

Otro ámbito es la nutrición que, mediante aplicaciones desarrolladas a solicitud de empresas dedicadas a ese tema, nos permite evaluar la calidad y la cantidad de los alimentos que consumimos o llevar ciertos regímenes alimenticios durante un periodo determinado. Las aplicaciones relacionadas con el control del tráfico vehicular en las ciudades, que son las más populares, las del clima, las de ubicación y posicionamiento (GPS) y las desarrolladas por las instituciones bancarias para realizar pagos, gestiones y compras en línea, son otros ejemplos muy útiles.

La clave está en la movilidad, es decir, que desde donde quiera que usted y yo estemos podamos estar siempre conectados, en línea, a fin de obtener información que nos permita tomar decisiones.

De acuerdo a la organización de marketing digital e investigación de mercados, Ilifebelt, en su Estudio de redes sociales en Centroamérica y el Caribe 2016, Centroamérica cuenta ya con 22 millones de usuarios de redes sociales y, en orden de uso y preferencia, Facebook es la predominante, seguida de Whatsapp y Google +.

Esta realidad representa un desafío. Para unos, el desafío es lograr el acceso a esta conectividad. Para otros, quizá como usted y yo, el reto es adaptarnos y crear nuestros propios protocolos de comportamiento y de uso de la tecnología.

Tras finalizar la encuesta de las que le hablé al inicio, tuve la oportunidad de ganarme un Smart TV de 65” 3D, una Laptop o una Ipad Mini. Claro, lo único que tenía que hacer era llenar un formulario para registrarme con todos mis datos personales para formar parte del concurso y, circunstancialmente, esos mismos datos quedaban para mi registro en la FREE LOTTO. Como se imaginarán, no completé los datos y no me gané ningún premio pero al menos sé que la promoción quizá era falsa y que solo es un mecanismo para que Free Lotto acceda a mi información personal.

Lo bueno es que, aunque no me gané nada, puedo compartir con ustedes esta reflexión y algunos datos míos –quiero creer- aún permanecen confidenciales.

Por: Maritza Orellana

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías